Jueves, 20 de septiembre de 2018
imprimir    enviar por e-mail    compartir

Curso Artistas y mecenas del Renacimiento italiano

De Museo Popol Vuh - Univesidad Fracisco Marroquín

Italia sobresale en general en el panorama cultural europeo de los siglos XV y XVI, pero especialmente ; por ser el inigualable escenario de un período de innovación en las artes, que da origen al estilo renacentista.

Durante estos dos siglos, la península itálica fue una de las regiones europeas con mayor nivel de desarrollo urbano. Dos de sus principales poblaciones, Florencia y Venecia, con una cultura marcadamente mercantil, que valoraba el éxito, se consideran como las ciudades renacentistas por excelencia.

En este curso enfatizará el análisis de la producción plástica de las dos: abarca desde el estudio de los cuadros pequeños e íntimos, apropiados para los espacios domésticos, hasta las obras de carácter monumental, como los frescos realizados por Rafael de Urbino para las Estancias Vaticanas.

A fin de comprender el significado que las pinturas y esculturas tienen, tanto para sus creadores como para los mecenas, es indispensable reflexionar sobre sus distintos usos: devocional, didáctico, de propaganda política, generación de placer visual, etc.

En la Italia renacentista el arte floreció gracias al estímulo que los mecenas brindaron a la creación artística. Ello explica que las pequeñas cortes de Ferrara, Mantua y Urbino se convirtieran en destacados centros artísticos, aunque hayan tenido un reducido número de pintores nativos. Estas reflexiones nos remiten a los diferentes sistemas de patronazgo, que analizaremos por separado.

Durante el Renacimiento surgieron nuevos géneros artísticos, se rescataron tipos escultóricos de la antigüedad clásica y se produjeron innovaciones técnicas.

Archivo:CursoSeptiembre2018Avalos-690.jpg